mochilas kanken

Por qué es buena idea comprar una mochila Fjallraven Kanken

Están en las tiendas Online, están en Instagram, están incluso en la calle, justo fuera de su casa y en todas partes… pero ¿a qué se debe tanto revuelo? ¿Por qué las mochilas Fjallraven gustan tanto?

Te lo contaremos en este artículo que hemos titulado Por qué es buena idea comprar una mochila Fjallraven Kanken, pues estamos seguros que después de leer querrás comprar una.

 

1. Las Fjallraven duran, duran y duran

No es broma, las Fjallraven Kanken son mochilas que están diseñadas para acompañarte durante años de intenso uso.

La mayoría están hechas de Vinylon, un tejido sintético que si bien es costoso para producir y teñir, ofrece alta resistencia al agua, la suciedad y a uso continuo. El modelo Nro. 2, por otra parte, no contiene vinylon sino G1000, un tejido patentado por la misma compañía de Fjallraven.

El mismo brinda las mismas ventajas que el anterior pero con un extra añadido: es totalmente impermeable, por lo que no hay problemas si en pleno paseo cae el aguacero, el contenido de tu Kanken estará bien seco.

Además, cada mochila ha sido tratada con cera de Groenlandia, la cual protege los tejidos y preserva su bonito acabado. Esta cera de vez en cuando debiera ser aplicada sobre la misma para asegurar la máxima durabilidad.

 

2. Las mochilas Fjallraven son eco friendly

Esta compañía se ha manifestado completamente en contra del consumismo y de esa cultura de usar y tirar que, en realidad, ha contribuido a contaminar tanto a nuestro planeta.

Por eso, apuestan por la elaboración de productos con alta durabilidad y rendimiento, con el fin de que estos no se estropeen sino (tal vez) después de muchos años de uso, lo que reduce sustancialmente la cantidad de desechos generados per cápita.

La compañía alega que en la fabricación de cada Kanken no se utiliza ni una pizca de clorofluorocarbonados, ni productos de origen animal; así como también asegura que los procesos de fabricación han sido optimizados hasta utilizar el mínimo de tinturas, agua y energía.

Por lo que tu tienes aquí una mochila eco friendly que de paso es vegana. Pero hay más, las Re-Kanken son muy especiales por una razón: cada una ha sido fabricada a partir de 11 botellas de plástico. Con cada mochila de estas son 11 botellas menos que de seguro llegaron al océano, ¿quién dijo que salvar al planeta era tedioso?

 

3. Las Fjallraven Kanken nunca pasan de moda

El diseño de estas mochilas no ha cambiado desde que salieron al mercado, por allá a mediados del siglo pasado. Y la verdad es que ¿por qué debería cambiar? Sí es cierto que es un diseño sobrio, incluso simple, mas en la simplicidad está el encanto y el éxito del mismo, pues es eso lo que lo convierte en un producto atemporal.

Con esto queremos decir lo siguiente: imagina una mochila que pudieras haber llevado al colegio de niño, que luego te acompañe en los años de ESO, instituto, universidad y que finalmente puedas llevar al trabajo (recuerda que las Fjallraven son para toda la vida).

Si las mochilas convencionales para niños y adolescentes tienen un defecto estético, este sin duda sería la presencia de caricaturas o personajes de moda, que al tiempo se tornan obsoletos y las hace inutilizables en un entorno más formal (como el instituto, la universidad o el lugar de trabajo).

Pero las Fjallraven no tienen nada de eso, apenas su logo con el zorro. ¿El resultado? Una estética sencilla que gusta a todos y pinta bien en cualquier parte. A eso se le llama chutar un gol.

 

4. Vienen en todos los colores habidos y por haber

Hasta en esos que solo los artistas y abejas pueden ver. Otro punto a favor de las Fjallraven es que no importa cual sea su color favorito ni qué tan complicado de combinar pueda ser su outfit, siempre hay disponible una Kanken con el color indicado.

Hoy por hoy se buscan mucho las que son de color gris (sí, gris), amarillo, rojo granate, rosa (una lindura de mochila), azul, marrón, ocre, verde (posiblemente dada la relación que tienen con el veganismo y el conservacionismo) y negro.

Por lo general son de color sólido, con las asas para mano y tirantes del mismo color o con otro a juego, dependiendo de como lo elija (ya que, en serio, son muchos tonos a elegir).

Pero, si buscas una estética innovadora o algo más atrevido que una mochila unicolor, considera las Kanken Art. Estas son mochilas que fueron lienzo de los artistas suecos Cecilia Heikkilā y Erik Olovsson, quienes plasmaron sus impresiones de la naturaleza y crearon diseños que vale la pena ver y admirar.

Una compra que seguro amarás y, además, con la misma ayudarás a proyectos climáticos y de medio ambiente, puede que parte de las ganancias se destinen a los mismos.

 

5. Si lo piensas bien, son bastante económicas

En otro post te contaremos acerca del precio promedio de las Fjallraven y por qué este es elevado en comparación con la competencia, pero te adelantamos esto: sí es cierto que no suelen bajar de los 70 € y que en el mercado hay otras más baratas.

Sin embargo, ¿cuántas de esas mochilas baratas pueden durar toda una vida y ser usadas en todas partes? Bien lo dice el dicho: lo barato sale caro y otra verdad es que cada Kanken representa una única inversión que a la larga sale muy barata.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Carrito de compra
Ir arriba
Abrir el chat
😉 ¿Necesitas ayuda?
Chat Bienoti
Hola! 👋
¿En qué podemos ayudarte?
¡No seas tímido y pregúntanos!